Mayo de 2017.
novedades

Nuevo Libro de Alejandro Guevara

neutro

El Español Neutro

Mas info en Biblioteca

 

Español Neutro

Hablar en neutro da la posibilidad de comunicar en el mundo de habla hispana sin identificar el origen del hablante.

Matizar

La referencia a este término es tan frecuente como difusa. Esta metáfora cromática hace referencia a la Carga subjetiva de las palabras. Para pronunciar con solvencia esos "matices"...

 

matizar
 

La referencia a este término es tan frecuente como difusa. Esta metáfora cromática hace referencia a la Carga subjetiva de las palabras. Para pronunciar con solvencia esos "matices" tenga en cuenta lo siguiente:

Matiz: Se alude con este término a diferentes características de los rasgos retóricos como las que califican los términos: seria, metálica, sugestiva o militar y también arriba o abajo y matizada o lineal, entre otras categorías propias de los distintos lugares en donde se trabaja con la voz. Como estas escalas de valor creadas en el afán de identificar a los rasgos pueden resultar confusas, vamos a aclararlas ordenándolas de acuerdo a lo que definimos como su carga subjetiva.

Carga subjetiva: Cada vez que alguien toma palabras y las organiza para decir algo, las dota de subjetividad, las relaciona consigo. Las palabras hablan de quien habla.
Si usted dice “te amo”, está ofreciendo el significado general de las palabras, información sobre lo que para usted significan, sobre la circunstancia en que las dice, sobre quién las dice (usted), sobre quien espera que las escuche o para qué las dice. Todo eso y más aún. 
La palabra “enorme” referida a un elefante define a la persona que la dice de acuerdo a cómo la exprese (cómo suene): cuanto más enorme sea el elefante, más pequeño será el sujeto en relación con él. De esa forma, al tomar el lugar de narrador/a, si usted se refiere al elefante de diferentes maneras, estará al mismo tiempo definiendo de distintas maneras a su narrador/a.
También hablan de quién habla los rasgos que comparten las voces de los/as locutores/as de algunas emisoras de radio que, a partir de directivas de la empresa, se identifican con un estilo. En ese caso, los rasgos hablan de un sujeto que no es quien produce la voz sino el propio medio.
En ese mismo sentido, algunos rasgos de la locución informativa hablan del servicio de noticias y algunos rasgos de la locución publicitaria hablan del producto o la empresa. Entonces, si bien todos los rasgos retóricos son subjetivos, no todos refieren al mismo sujeto.
Resumiendo: cuando usted pone su voz al servicio de una palabra, define cómo es usted y también el lugar desde el que está hablando, o sea, quién habla. Esa información conforma lo que llamo carga subjetiva y la parte que nos ocupa en la retórica de la voz es la que puede ser oída y que encontrará en los rasgos retóricos.
Cuando en la jerga se refieran a una locución muy matizada, aludirán a una locución de alta carga subjetiva, más cercana a géneros como la narración o la publicidad. Por otra parte, cuando le sugieran que haga una locución más sugestiva o más vendedora o más gato, militar o heavy, estarán pidiéndole que cambie el sujeto de su carga subjetiva.

Énfasis: Dentro de la carga subjetiva, hay una categoría especial que corresponde al énfasis. La definición general del término concluye que enfatizar es explicar, o sea, dar muestras con vehemencia de lo que significa para uno la palabra o la situación. El amor tiene un significado para cada sujeto que incluso cambiará en cada momento de su vida pero puede decidir expresarlo en cada circunstancia con mayor o menor fuerza.
Cuando los creativos o productores piden que se haga una locución más arriba o más abajo, muchas veces estarán pidiendo que le dé mayor o menor énfasis. Por ejemplo, hacer más arriba una publicidad de lotería implica exteriorizar aún más la alegría que deja trascender la voz ante la buena nueva de una oportunidad de hacerse millonario/a. En el otro sentido, una locución más abajo puede hacer referencia a una intención más tranquila, seria o relajada de dar cuenta de esa alegría.
No se trata, entonces, de regular la cantidad de alegría sino la fuerza con la que se muestra. Ninguna lotería aceptaría que sus locuciones fuesen tristes. La diferencia entre los juegos es que “venden” la emoción de distinta manera. Y parte del rasgo que define esa manera está dado por el énfasis.


Del libro: Locución El Entrenador Personal de Alejandro Guevara.

Consultas en teléfono de línea: 011 6379-6860 quelo@locucioniberoamericana.com

Inicio    |    Formación   |    Ibero    |    Instituciones    |    Actividades    |    Publicaciones

Copyright © 2004 Ibero, Todos los derechos reservados.

Sitio desarrolladado por Cerebro Digital.

Para una óptima visualización recomendamos una configuración de 800 x 600 o superior.